30.5.07

Digámoslo de una vez

Los Redondos son unos intelectualoides que todavía hoy se están preguntando cómo lograron que los sigan los marginales del conurbano.

Etiquetas:

14 Comments:

Blogger Tito... said...

Me pregunto si eso tendrá algo que ver con que Rocambole sea el vicedecano de la Facultad de Bellas Artes (UNLP).

7:43 a. m.  
Blogger Nathalie X said...

... de ahí a que les aprecien la poesía...

(como la inexplicable situación de que miranda! hable de sexo en casi todos sus temas, liberación sexual, y la sigan pendejos de 11 años que apenas saben como se hace algo... o lo saben demasiado, lo que sería más preocupante)

5:00 p. m.  
Blogger Nathalie X said...

Demandamos que actualices este blog.

La gente lo demanda! El pueblo lo demanda!

Bueno, no, yo lo demando y es suficiente.-

Me gusta este blog, aún más que jugodeladrillo... Tiene un aire muy personal, muy tuyo.

Me gusta porque es más íntimo, o al menos es una faceta tuya más cálida.

10:58 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Y VOS SOS UN PELOTUDO

6:23 a. m.  
Blogger Jack Celliers said...

Anónimo: te tomás mucho laburo por mí. Espero que por lo menos te garpen algo.

2:53 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

CHE VOS TAMBIEN TE TOMAS LABURO EH...

CONTATE ALGO DE RUMANIA, DALE MANDATE LA PARTE

DEMOSTRA QUE SOS UN LAUCHA

9:12 p. m.  
Blogger dolmancé said...

eso lo decís porque sos porteño y te gusta Cerati.

4:47 a. m.  
Blogger morgana said...

Y encima, surgidos en pleno menemato.
No será que a vos te gustan los Soda (que son como los definió alguien por ahí, chicos de música ligera para estudiantes de abogacía)??

M, desde mi cocina que aún no existe.

3:52 a. m.  
Blogger morgana said...

Y ya que estamos, usted no habla desde ningún etnocentrismo, habla más bien desde su ombligo. Y si a ud.le gusta y a mí no me duele, adelante con los faroles, mijo.

11:57 p. m.  
Blogger El Verdugo en el Umbral said...

Me resulta extraña esta entrada. Suena a revancha. Pero vayamos por parte.
Yo no nací en el conurbano, pero Mataderos hace más de tres décadas era parte del conurbano. Calles de tirra, sin gas natural, ni cloacas, ni teléfono (solo el de la vecina de la esquina).Yo nací allí en una familia de laburantes y muy parecidos a mí fueron mis amigos del barrio.
Pasadauna décadas y media llegaron Los Redondos a Buenos Aires y allí fuimos. Nos llevaban los pibes más grandes (solo sobrevivió, de ese grupo el hijo del cartero:todos los demas murieron de SIDA,.. no sabian que no tenían que compartir la jeringa)
Lo cierto es que no entendíamos bien las letras de los redondos. Paro tampoco las de Sumo ni las de Charly, ni las de Soda después. Lo que sí estábamos seguros es que estaban de nuestro lado. Nos encontrçabamos entre esas palabras.
Nuestro barrio era un barrio obrero. Todos los que nacimos acá tenemos a alguien que participó en la toma del frigorifico Lisandro de la Torre en los 60 (¿última battalla de la Clase Obrera?), Todos acá odiábamos a la policía, a los ricos, a los dueños de los frigoríficos, a los dillers, etc... y no hacía falta demasiado para darnos cuenta que las letras hablaban de nosotros, de nuestras cosas...
Los años y los discos de Los Redondos fueron pasando. Fui el único de la tribu de mi calle que logrço un título terciario. Me puse a trabajar de docentee acá donde nací. Diez años después de la llegada de Los Redondos... Y la cosa siguió creciendo: yi vi los camiones llenos de jóvenes que salían de Ciudad Oculta rumbo a MDQ y demás destinos redondísticos, vi la PR coronada tatuada en centenares de adolescentes. "Todo preso es político", "legó como vos no lo esperabas", "violencia es mentir", "El peor camino a la cueva del delito", etc... se multiplicaban en paredes y banderas que rodean a la cancha de Chicago... Quién se atreve a decir que las letras no se entienden... ¿se entiende la poesçia? Las freses quedaban rebotando en la cabeza de las bandas y se usaban en las discuciones mientras se hablaba de quién cayó en cana esa semana o a quienn la cana había fusilado por ser villero...
Desde hace un par de años Los Redondos ni figuran. Ahora la cosa es Paco y regetón... pero no prejusgue... algo hay en esa música.
No sé cual es su experiencia, Jack, con la música, ni con las letras. Parece un hombre culto y escribe como los dioses...
De todas maneras le propongo dos cosas.
1. deje por un tiempo a DEPECHE MODE y escuche a Los Redondos
2. Lea o relea Los Siete Locos y luego piense si Erdosain, El rufian melancólico o La Coja no se esconden detras de esa banda inconsolable de perros sin folleto, brujas de alma sencilla y patéticos viejantes que componen el universo de personajes de las letras del poeta Solari
PD: com mis primeros alumnos (que ahora se reparten entre manicomios, cárceles, depósitos de Coto, y aguantaderos de paco hicimos algo con espíritu ricotero.
En el tiempo que me deja mi vida de "alejado" paso a un blog aquella experiencia. Si tiene tiempo pase y vea:
http://piedramala.blogspot.com/

4:17 a. m.  
Blogger El Verdugo en el Umbral said...

El infierno, entre las cierra, estuvo encantador.¿Probó alguna vezir al coliceo a prenderce fuego?

Gloria al INDIO Solari!!!!!

6:10 p. m.  
Blogger Jack Celliers said...

Verdugo: Le debía una respuesta, perdone la demora.

Una de las cosas de las que me he dado cuenta es que el artista es una cosa muy diferente de su arte, o al menos suele serlo. A mi Los Redondos me gustan, los he escuchado y los escucho. La tendencia de estar "o con ellos o contra ellos" me es ajena: puedo ironizar sobre Los Redondos sin que dejen de gustarme ya que su poesía es interesante y habla de muchas cosas que ocurren en este país hijo de puta, feroz y melancólico.

Mi post es irónico, y dice lo que pienso: Los Redondos no pertenecen a esa clase que los escucha, y estoy seguro de que se encontraron de casualidad con un público que no esperaban. Esto en realidad no les quita mérito, casi al contrario: significa que la búsqueda instintiva de su arte encontró al público que misteriosamente los esperaba sin saberlo.

Al revés de muchas otras músicas (como el hip hop o el pudriente reaggetón) que buscan explícitamente identificarse con determinada capa social, Los Redondos creo que no lo buscaron, que les salió sólo y por eso tiene valor. Obviamente a veces hacen algo de demagogia inevitable, y su música es un poco repetitiva porque estilísticamente no han variado, lo cual es una lástima porque creo que su público podría escuchar otros ritmos, que no obsesiva y monotemáticamente rock and roll.

Yo escucho a Los redondos, ahora escuche Ud. otras cosas si puede y tiene tiempo. Pruebe. La música es muy diversa. Y no me refiero a Depeche (que igualmente son indispensables) sino a muchas otras musicas. Pruebe el jazz de las grandes bandas, encuentre su reflejo en el Nu Jazz. Escuche a Ligeti, o a Bruckner, o a Manuel de Falla, o a Royksopp, o a Zitarrosa (sobre todo a Zitarrosa).

Y no se deje llevar por el prejuicio "de clase", porque el arte es algo que los trabajadores deben recibir de herencia de la burguesía. Así como la clase obrera debe arrebatarle a la burguesía la técnica y las herramientas para construir una nueva sociedad, también debe aprovechar el inmenso bagaje de cultura que han creado las clases a derrotar para construir su propia cultura. Por eso despreciar la cultura en nombre del proletariado es una estupidez que sólo hacen los populistas apolillados y nacionaloides.

Escuche de todo y deje que su oído seleccione. Y cuando algo le guste haga lo que tiene que hacerse: apodérese de él.

Salud.

8:14 p. m.  
Blogger El Verdugo en el Umbral said...

Gracias por su tiempo. De todo lo que me sigiere solo escucho al uruguayo que le enseña a cantar a dios.
Acepto su desafío. Voy por el Jazz como fui por Conrad.

PD: ¿ se acuerda de nuestro primer contacto?

1:37 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Una consigna vaga arrastrará más gente que la que consiga reunir la precisión de una idea. Los redonditos no tienen ni la edad ni la vida de quienes los escuchan, y se han congelado en el tiempo sin conseguir nada diferente en años, suenan igual, son lo mismo. Otra hubiese sido la historia si Luca no hubiese muerto.

2:14 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home