15.5.08

Royksopp

Como no todo es marxismo en la vida de vez en cuando hay que tratar otros temas, che. Como siempre guiados por el más riguroso y documentado diletantismo.

El autor de estas borroneadas reflexiones gusta de la música bastante más de lo que deja ver por acá. Tiene un gusto algo salvaje y desordenado, con tendencias a la investigación de sonidos, desmañados tanteos con el piano y búsqueda incansable de vagas señales que indiquen el rumbo del universo y el sentido de la existencia. Fracaso asegurado, ya lo sé, pero agradable.

Entre los varios géneros que frecuento está el jazz. Bueno: los jazz (¿jazzes?), porque hay realmente muchos. Si bien todo lo que sea jazz atraerá mi atención, la verdad es que no soy tan amante del llamado "jazz de las grandes bandas", por ejemplo. Me gustan tipos como Jelly Roll Morton y tuve el placer de escuchar a La Porteña no hace mucho en un homenaje a Cab Calloway (¡di du bap bu bap!), pero lo que atrae más mi atención es el jazz de la costa este, llamado también "jazz blanco", que tiene una elaboración más intelectual que instintiva (bah, esto es algo que digo yo porque me parece).

Y por supuesto, me gusta mucho el nu jazz / acid jazz / jazz electrónico, llámelo el lector como quiera. Aunque aquí hay que prevenirse: bajo esta etiqueta, lo sabe cualquiera con un poquito de oído, se ocultan paupérrimas insolvencias pop y porquerías new age que definitivamente tienen nada que ver con el jazz. Pero las veces en las que los artistas aciertan nos pueden hacer disfrutar de fusiones muy felices.

Ahora bien: no voy a hablar de jazz, ni siquiera de nu jazz. Voy a hablar de otro género aún menos consagrado.

Como todos los amantes del jazz y sus muchos hijos ilegítimos el autor desconfía profundamente de la musiquita house, acid house, chill out (nuevamente el lector queda invitado a agregar las etiquetas que guste) Si el nu jazz tiene ya una insoportable carga de ladrones sueltos, el house / chill out cobija a una mayoritaria panda de melositos, experimenteros sin oficio, musiquitas de hotel alojamiento, saxos empalagosos y organitos Yamaha. El 90% de este género - me arriesgo resueltamente en el porcentaje - es definitivamente descartable.

Muchas veces leemos en una crítica que un grupo es "hipnótico"... mala señal: lo más probable es que sea un embole. Pasa con sobredimensionados grupetes como Portishead, esa gente que cree que hacer (o escuchar) música insoportablemente aburrida y pedante es cool, es "de culto" ¿vistes? Verso. Otros ejemplos – más cerca del chill out – son grupos como Tosca o Thievery Corporation (nombre muy adecuado) que tienen un par de cositas pasables pero que normalmente a lo más que llegan es a no molestar; uno los pone y se ocupa de otra cosa sin prestarles demasiada atención, porque en cuanto lo hace se irrita con tantas ideítas simples retorcidas a fuerza de juguetes eletrónicos.

Pero... siempre hay excepciones my friend. Al fin y al cabo el talento es talento, y me parece que puede surgir en cualquier género. Músicos talentosos son, sin duda, estos muchachos que presenta este post.

Royksopp (o Röyksopp, o Røyksopp para los puristas escandinavos) es un dueto noruego: Tørbjorn Brundtland y Svein Berge. Estos dos longilíneos con cara de loquitos pergeñan sus fechorías en la ciudad de Bergen. Hacen música electrónica, lo que sea que eso quiera decir. Escuchándolos uno se da cuenta de que los muchachos se preocupan primero que nada de lograr melodías interesantes a las que aplican unas texturas tecno perfectamente justificadas. Lejos de hacer lo mismo que hacen casi todos, esto es: intentar sacar a flote durante siete minutos el arroz con leche a fuerza de sampleos e imbancables soniditos, Royksopp hace melodías que se sostienen perfectamente con unas simples cuerdas, como Remind Me, que no necesita de ningún remix para sonar redondísima.

La mayor parte de sus composiciones están montadas sobre una especie de melancolía neurótica, ambos aspectos mezclados en grado variable. Uno los escucha y los sigue con agradable facilidad, pero hay un punto - por lo menos es lo que a mí me pasa - en el que ponen al oyente ligeramente inquieto, y realmente no sé si eso es una virtud o un defecto, pero es interesante.

Su primer trabajito fue Melody A.M. (2001), un disco que además de haber vendido más de 1.000.000 de copias no tiene un solo tema de desperdicio. Por ejemplo Eple es una melodía decididamente insistente, aunque el video (los videos son también un fuerte de Royksopp) sea decididamente nostálgico:



En cambio So Easy es una canción hipnótica y efectiva, suena como una especie de canon coral oscuro ideal para escuchar con humo de hierbas medicinales e imaginarse cualquier cosa. El video es algo tópico, es verdad, pero muy bien logrado (y esas chicas tienen todo el aspecto de hablar un francés impecable):



Royksopp también hace remixes de temas ajenos (así como ellos mismos son remixados por otros músicos, generándose un interesante fenómeno de creación colectiva). El video que más me gusta de ellos es causalmente Cry Baby, un tema de Spiller sobre el que han creado una historia con dibujos muy expresivos:



Para cerrar, no me gustaría dejar afuera Only This Moment. El video es un poco naif (al fin y al cabo son noruegos… ¿qué problemas pueden tener en Noruega?), pero la canción no deja de ser emocional a pesar de ser muy tecno:



La discografía de Royksopp es corta pero efectiva. Se ve que los muchachos no quieren producir canciones como patys. Obviamente a veces roban un poco y remixan más de lo necesario ¿quién no lo ha hecho? Vale la pena escucharlos de todos modos. Yo recomiendo empezar con Melody A.M., luego The Understanding y las Black Sessions, donde tocan en vivo y se oyen como en estudio. Si no gusta nada de esto es porque no gustan y punto.

Por el dinero no hay que preocuparse, al fin y al cabo en internet todo esto es muy fácil de encontrar y bajar, aunque yo personalmente me he comprado un par de cosas, creo que lo merecen.

Bueno, che, no me miren así. Las neuronas necesitan relajarse de vez en cuando, ya habrá tiempo para el materialismo dialéctico. Sin ir más lejos yo estoy seguro de que a Trotsky le gustaba algún tanguito.

Buenas tardes.

PD: Vale la pena recordar que quien me introdujo en el conocimiento de Royksopp fue Niño Barroco, en uno de esos encuentros bloggers en los que intercambiamos ajedrez, música y ladrillazos. Un día parece que se cansó de alguna de esas cosas, o de todas, y se fue.

Etiquetas:

7 Comments:

Blogger ele de lauk said...

Lo leí todo, de pe a pa .
Royksopp ya no tiene secretos para mi. Hasta hace un momento era una analfa musical. Lo sigo siendo , pero puedo decir " Röyksopp " a la Bergman y hablar sobre los jazzes y variantes , etc. A mi me gusta el jazz negro, los temas grabados en discos de pasta con ruidito a púa.
Celebro que su ideología no le prive del goce de cierta música . Es un lenguaje universal.
Dejamos para Christmas su temita , le parece?

10:04 p. m.  
Blogger Jack Celliers said...

Hola (btw: lindo avatar). LOs discos de pasta me encantan, de hecho hace poco me compré un gramófono antiguo a manivela que funciona y todo.

Mi ideología no me priva de absolutamente nada, más bien me aporta cosas que sin ella no tendría.

¿Qué temita?

5:20 p. m.  
Blogger ele de lauk said...

Bowie : Merry Christmas , jack celliers .

5:42 p. m.  
Blogger Jack Celliers said...

Es verdad que ese es el nombre más usado. Yo no sé porqué la recuerdo como "Furyo".

7:11 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Che mira te encaro porqu eme tenes podrido con tus insultos; maricones como vos que insultan via internet esta lleno, ahora que se la banquen cara a cara poquIsimos.Pero bueno que podía esperar de un tipo que se esconde en la realidad en un ideologia idealista, por miedo a ver la verdad a lso ojos.En algo sos coherente e tu cobardía, ya que sos cobarde en la vida real y en la vida "teorica" bah... si somos piadosos y eso que garabateas lo llamamos "teoría".

6:46 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Che mira te encaro porqu eme tenes podrido con tus insultos; maricones como vos que insultan via internet esta lleno, ahora que se la banquen cara a cara poquIsimos.Pero bueno que podía esperar de un tipo que se esconde en la realidad en un ideologia idealista, por miedo a ver la verdad a lso ojos.En algo sos coherente e tu cobardía, ya que sos cobarde en la vida real y en la vida "teorica" bah... si somos piadosos y eso que garabateas lo llamamos "teoría".

6:46 p. m.  
Blogger Jack Celliers said...

Uh... tenés razón, yo por internet me hago el macho pero ahora que te tengo cara a cara estoy muerto de miedo.

¿Entonces Royksopp no te gusta, no?

9:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home